Menu

¿Cómo se prepara un biberón con leche de fórmula?

Aprende a preparar leche de fórmula con Tommee Tippee, incluido cómo esterilizar el equipo y cómo servir la comida al bebé.

EN TEORÍA, PREPARAR LECHE DE FÓRMULA ES ALGO SENCILLO. NO OBSTANTE, SI NUNCA HAS PREPARADO UN BIBERÓN EN TU VIDA O SI SON LAS TRES DE LA MAÑANA, TODO SE VUELVE MUCHO MÁS COMPLICADO; POR ESO, EN TOMMEE TIPPEE HEMOS RECOPILADO ALGUNOS CONSEJOS PARA AYUDARTE A HACERLE EL BIBERÓN AL BEBÉ.

Esterilizador

ESTERILIZA LOS UTENSILIOS

Antes de empezar a preparar la leche de fórmula, tendrás que esterilizar el biberón y la tetina. No es mala idea comprobar que la superficie sobre la que vas a preparar el biberón esté limpia y que te has lavado las manos. Si te decides a usar un esterilizador de Tommee Tippee, los biberones permanecerán esterilizados 24 horas, siempre y cuando no salgan del entorno protegido del dispositivo.

PREPARA LOS BIBERONES A LA CARTA

Por muy tentador que pueda resultar preparar varios biberones de una vez para ahorrar tiempo, lo ideal es hacerlo por separado y a medida que los vayas necesitando para minimizar el riesgo de infección. Si tienes que prepararlos por adelantado (porque vayas a salir, por ejemplo), guarda el agua hervida y ya fría en los biberones, y llévalos contigo en el bolso del bebé. Cuando llegue el momento de darle la toma, intenta calentar el agua (la mayoría de las cafeterías y restaurantes tienen calentadores de biberones o te darán un termo con agua caliente para que metas el biberón). Una vez que se haya calentado, mezcla la fórmula y prepara el biberón. Nuestros prácticos dispensadores de fórmula te permitirán apartar la cantidad necesaria de leche en polvo y guardarla en el biberón hasta que la necesites.

USA AGUA CALIENTE

Si usas agua con una temperatura superior a 70 °C, te asegurarás de acabar con todas las bacterias que pueda haber en la leche de fórmula. La manera más fácil de conseguir la temperatura perfecta es usar una hervidora de agua y dejarla enfriar unos 20-30 minutos. Nunca viertas agua hirviendo dentro del biberón, pero tampoco dejes que se enfríe durante más de 30 minutos. Recuerda usar la cantidad de agua indicada en las instrucciones de la leche de fórmula.

Madre contando la cantidad de fórmula

HORA DE CONTAR

El envase de la leche de fórmula indicará claramente cuántas cucharadas necesitas para hacer un biberón según la edad o el peso del bebé. Incluso en la confusión de la toma nocturna, es importante contar las cucharadas, ya que ponerle demasiadas o insuficientes podría provocar molestias al bebé. Asegúrate de que las cucharadas sean rasas, pero no prenses el polvo; lo ideal es usar cucharadas sin rebosar de polvo suelto. Si quieres preparar el biberón de manera rápida y precisa en mitad de la noche o evitar llevarte la lata de fórmula adondequiera que vayas, usa un dispensador de leche en polvo.

Agita el biberón

MUÉVELO, MUÉVELO

Enrosca bien la tapadera o la tetina, desata a la bailonga que hay en ti y dale marcha al biberón. Agita o mueve el contenido hasta que el polvo de la leche de fórmula se haya disuelto completamente.

LA TEMPERATURA PERFECTA

Los bebés son un poco como Ricitos de oro y quieren que su leche esté a la temperatura perfecta, ni demasiado fría ni demasiado caliente. El método más eficaz para comprobar la temperatura es verterte una gota en la cara interna de la muñeca, donde la piel es más sensible y parecida a la de la boca del bebé. La leche debería estar templada. Si la notas demasiado caliente, pon el biberón (con la tapadera de la tetina) bajo el grifo de agua fría.

NO RECICLES

Nos referimos a la leche de fórmula, por supuesto. Una vez que le hayas dado el biberón, desecha la leche de fórmula restante y no la recalientes ni la reutilices. No es seguro para el bebé. Por eso, tampoco se recomienda mezclar leche materna con leche de fórmula en el mismo biberón. La leche materna sí puede reutilizarse, pero la de fórmula debe desecharse al poco de prepararse. Si mezclas las dos, podrías malgastar la leche materna; mala idea, ¿verdad?

Limpieza del biberón

DESPUÉS DE UTILIZAR EL BIBERÓN

Lávalo siempre con agua templada y jabonosa antes de esterilizarlo con un cepillo para limpieza de biberón y tetina (no es necesario esterilizar el cepillo en sí mismo), y enjuágalo.

DETERIORO

Presta atención a los biberones. Si están muy usados, arañados o deteriorados, no los uses. Comprueba que las tetinas no tengan boquetitos. Es más, se recomienda comprar biberones nuevos para cada bebé que se tenga.

EL MICROONDAS, NI DE LEJOS

No caigas en la tentación de calentar el biberón en el microondas para ahorrar tiempo, porque destruye los nutrientes de la leche de fórmula y no calienta de forma homogénea, por lo que podrías quemar al bebé inconscientemente. Del mismo modo, si quieres descongelar leche materna, hazlo a temperatura ambiente en vez de meterla en el microondas.

Trucos y consejos sobre la alimentación con biberón

Alimentación con biberón y combinada

Máquina Perfect Prep de Tommee Tippee

La decisión de dar el pecho o el biberón al bebé es tuya y de nadie más. 
Más información

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar