Menu

Preguntas frecuentes sobre la lactancia

Has leído artículos sobre las diferentes opciones para alimentar al bebé e incluso puede que hayas empezado a darle el pecho, pero sigues teniendo dudas. Por eso, hemos recopilado una serie de preguntas frecuentes sobre la lactancia para dar respuesta a tus incógnitas.

¿Cómo sé si lo estoy haciendo bien?

Hay varias señales que te indican si la introducción a la lactancia va sobre ruedas; por ejemplo, si el bebé abre la boca completamente y el labio inferior se everte; es decir, se curva hacia afuera (como cuando hace pucheritos), es un buen indicativo. ¡Claro que esto no es fácil de ver desde tu posición!

Observa si la parte superior de las orejas del bebé se mueve al succionar e intenta escuchar si traga; estas son también buenas señales. Es posible que notes un cosquilleo en el pecho a medida que la leche fluye hacia el pezón cuando el niño está bien agarrado.

Si te resulta incómodo, mete un dedo por la comisura de los labios del bebé para desengancharlo e inténtalo de nuevo. Recuerda que los primeros diez segundos pueden ser muy dolorosos, pero se pasa al momento.

¿Qué más puedo hacer para asegurarme de que el bebé se alimenta bien?

A continuación, te damos tres consejos para garantizar que se está alimentando correctamente al empezar la lactancia:

  • La práctica hace al maestro: ayudar al bebé a engancharse bien al pecho es lo más importante que debéis aprender durante los primeros días. Con un poco empeño y dedicación, y el apoyo adecuado, te alegrarás de haberlo conseguido. A las cuatro o seis semanas ya verás que todo se vuelve más fácil.
  • Come bien: asegúrate de hacerlo con frecuencia y aumenta las calorías que consumirías habitualmente para mantener la producción de leche a unos niveles óptimos sin agotarte, irritarte e incluso deprimirte. Al igual que en el embarazo, intenta llevar una dieta equilibrada con la mayor cantidad de alimentos frescos posible.
  • Bebe en abundancia: puede que tengas más sed de lo normal, así que procura beber mucha agua y no demasiado té, café ni bebidas carbonatadas. Trata de evitar incluso el agua con gas, porque su acidez puede filtrarse hasta la leche y causar molestias estomacales al bebé. No es mala idea tener siempre a mano una jarra o un vaso de agua, en particular durante las tomas, ya que pueden dar mucha sed.
¿Cómo sé cuándo ha ingerido suficiente leche el bebé?

Una vez que el bebé se haya enganchado bien, déjalo que mame hasta que suelte el pecho o se quede dormido. Intenta darle ambos pechos en cada toma, aunque es posible que el niño no los quiera siempre. Si se queda satisfecho con uno solo, dale el otro la próxima vez. El método que algunas madres usan para acordarse de qué pecho le han dado o de cuál tienen que darle en la próxima toma es ponerse una cinta en la tiranta del sujetador o una gomilla en la muñeca del lado correspondiente.

¿Con cuánta frecuencia debo darle el pecho?

El cuerpo produce leche en función de la oferta y la demanda, de modo que cuanto más leche tome el bebé, más segregarás. Por lo tanto, dale el pecho cada vez que tenga hambre. Para maximizar la producción de leche, recuerda descansar bien, especialmente durante los primeros días.

¿Cuándo puedo meterle el biberón o el chupete?

Aunque quieras acostumbrarlo pronto al biberón, lo ideal es esperar entre cuatro y seis semanas por lo menos hasta que haya aprendido a mamar correctamente, ya que meterle el biberón puede causar rechazo al pecho por parte del bebé. Succionar de una tetina de biberón no es lo mismo que hacerlo de un pezón de verdad y puede resultar confuso para los niños durante las primeras semanas.

¿Debo darle agua o leche de fórmula al bebé?

Si el bebé toma el pecho con frecuencia cada vez que lo pide y se queda satisfecho, coge peso y produce entre seis y ocho pañales mojados cada 24 horas, no es necesario que le des nada más. La leche materna es lo único que necesita, de manera que introducir en su dieta algo adicional puede reducir el tiempo de succión del bebé, lo que a su vez afectará negativamente a la producción de leche de tu cuerpo.

La verdad y nada más que la verdad sobre los mitos de la lactancia

Aspectos que hubiera deseado saber sobre la lactancia

Me había mirado y había sabido quién era. Era como si siempre me hubiera conocido.
Leer la historia de Emily

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar