Menu

Vocabulario básico sobre la lactancia

¿No distingues una aureola de un codo? No pasa nada. Sigue leyendo.

Hemos redactado un glosario breve con los términos más comunes que leerás y oirás sobre la lactancia.

Aureola

La zona oscura del pecho que rodea el pezón (y que se oscurece notablemente durante el embarazo para ayudar al bebé a encontrarla).

Agarre

Esta es la técnica del bebé que le permite engancharse al pecho para succionar y alimentarse. Es un término que oirás a menudo durante los primeros días y semanas. Un buen agarre implica que el niño sella los labios alrededor del pezón y mama correctamente. Además, cuando el bebé se agarra bien, resulta menos doloroso para la madre, así que genial.

Contacto piel a piel

La experiencia única de poner al bebé en contacto directo con tu piel, normalmente al colocarlo bajo la ropa o con un portabebés tipo bandolera. El contacto piel a piel ha demostrado estimular las tomas, estabilizar el pulso cardíaco del bebé y crear una sensación de cercanía y bienestar, además de reforzar el vínculo filial.

Calostro

Es el primer alimento del bebé; la leche que produce el cuerpo durante los primeros tres días posteriores al parto. Tiene una textura cremosa, es de color amarillento y supernutritiva.

Congestión mamaria

Es un proceso corporal que te hará sentirte como Alaska en sus momentos de gloria. Fuera de bromas, ocurre cuando los pechos se te inflaman a medida que la leche te va viniendo. No te preocupes, la hinchazón se baja, pero puede ser una sensación un tanto extraña e incómoda.

Lactancia a demanda

Esto solo significa “olvidarse del reloj”. Darle el pecho al bebé cada vez que lo pida o muestre signos de tener hambre. Los signos más comunes son relamerse los labios, sacar la lengua, buscar el pecho mediante el olfato, succionarse las manos y, cómo no, llorar.

Leche inicial

Es la primera leche que sale en cada toma. Digamos que, si la toma fuera una comida de tres platos, la leche inicial sería el entrante. Tiene una consistencia acuosa y está destinada a saciar la sed del bebé.

Leche final

Hacia el final de la toma, las madres producen una leche más cremosa y grasa: ¡el postre! Al tener una consistencia más densa y sustanciosa, proporciona una buena cantidad de calorías al bebé.

Reflejo de salida

Otro claro ingenio de la naturaleza. Se produce cuando el cuerpo recibe el mensaje de segregar leche y suele responder a la succión del bebé. Muchas madres aseguran sentir un leve hormigueo a medida que la leche sale de los conductos lácteos.

Dolores de entuerto o dolores posparto

Sería excusable pensar que tu diligente útero ha cumplido con sus obligaciones al parir, pero aún tiene una tarea pendiente: contraerse hasta alcanzar su tamaño original. Para muchas mujeres, los dolores de entuerto se asemejan a los calambres menstruales y su intensidad puede aumentar durante la lactancia.

Mastitis

En ocasiones, los conductos lácteos se obstruyen y, a menos que se desbloqueen, pueden provocar una inflamación muy dolorosa en el tejido mamario. Se pueden experimentar síntomas parecidos a los de la gripe, además de sentir el pecho dolorido, caliente y abultado. Si observas síntomas parecidos, acude al médico.

Buscar el pecho mediante el olfato

El instinto natural de un recién nacido es buscar el pecho de la madre, lo que le llevará a oler la zona pectoral si tiene hambre. Resulta bastante gracioso cuando el bebé está con alguien diferente de la madre...

Lanolina

Es una cera natural extraída de la lana ovina que tiene propiedades calmantes, hidratantes y cicatrizantes. Suele usarse para aliviar el dolor de pezones después de dar el pecho.

Periodos de alimentación frecuente

De alimentación del bebé, que conste. Como su propio nombre indica, es el proceso mediante el cual el bebé pide el pecho con mucha frecuencia o mama sin descanso durante horas. Suele asociarse a los periodos de crecimiento acelerado o “estirones”. Esta aparente obsesión alimentaria no tiene nada que ver con el descenso de producción de leche (una preocupación bastante extendida entre las madres). Así que no temas, coge el mando de la tele, acurrúcate y disfruta de la calma...

¿Debo amamantar a mi bebé?

Aspectos que hubiera deseado saber sobre la lactancia

La verdad y nada más que la verdad sobre los mitos de la lactancia

Me había mirado y había sabido quién era. Era como si siempre me hubiera conocido.
Leer la historia de Emily

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar