Menu

Diarios de padres y madres

“Me sentía como la peor madre del mundo, como si mi cuerpo no estuviera haciendo lo que se suponía que tenía que hacer. ...¡pero él estaba estupendamente!”.

flag

La lactancia no siempre es fácil, pero merece la pena.

SUKARI, BOSTON.


Sukari

Kai se puso a mamar enseguida, se agarró estupendamente y se alimentó muy bien. Me hizo muy feliz, porque sabía que tenía un bebé largo y delgado y quería asegurarme de que obtuviera todos los nutrientes que necesitaba.

Pero, por supuesto, dar el pecho a tu bebé no es tan fácil. Empezó a escupir la leche muy pronto. No es que vomitara, sino que simplemente la expulsaba. Me preocupaba mucho que no retuviera lo suficiente. Me sentía como la peor madre del mundo, como si mi cuerpo no estuviera haciendo lo que se suponía que tenía que hacer. Lloraba. ¿Por qué no retenía la leche? Esta situación duró meses.

Mis amigas me preguntaban: “¿Cuántos mililitros ha tomado?”. Yo no sabía la respuesta, así que me sentía aún peor. Le daba el pecho y me parecía que no retenía nada en el estómago. Incluso me descargué una aplicación que cronometraba cuánto tiempo mamaba de cada pecho. Me preocupaba el hecho de que estuviera tomando bastante leche inicial y leche final. Me volví loca, perdí completamente mi propio instinto. Estaba tan preocupada que tuve que empezar a usar leche de fórmula, a pesar de que esa no era mi elección.

Entonces mi matrona me dijo: “Sukari, toda leche es buena”. Me preguntó si Kai estaba disgustado, si lloraba. La respuesta era que no. “Está perfectamente”, me dijo. Entonces, dejé de usar la aplicación.

También encontré una imagen en internet que mostraba el tamaño que tenía su estómago. Era diminuto, como una ciruela. Me di cuenta de que estaba tomando leche suficiente para llenar esa barriguita tan pequeña. Solamente la escupía cuando ya había tomado bastante. Así que volví a fiarme de mi propio instinto otra vez. Recordé la confianza que puse en él y en mi propio cuerpo durante el parto y, así, empecé a prestar atención y confiar de nuevo.

-mothers-instinct-online
Todo iba bien hasta que la matrona observó unos síntomas que no le convencieron y así, sin más, se nos desbarataron los planes.
Leer la historia de Ben

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar