Menu

Diarios de padres y madres

“Esa es la clave para quedarse embarazada y dar a luz. Sincronizar cuerpo y mente, y seguir tus instintos”.

flag

Solo tienes que aprender a confiar en tu propio cuerpo

CLARE, GATESHEAD, UK


En mi primer embarazo, me hicieron un análisis de sangre casi al principio y mostró niveles bajos de proteína plasmática A asociada con la gestación (PAPP-A). No sabía qué implicaba, pero los médicos me dijeron que era posible que tuviera un niño muy pequeño.

Tuvimos que ir a que me hicieran ecografías mensuales y, al principio, nos daba pánico. Con el primer bebé no puedes evitar ponerte en el peor de los casos. Sin embargo, a partir de las 12 semanas, empecé a comprender y confiar en mi propio cuerpo de verdad. De algún modo, sabía que no iba a ser un niño demasiado pequeño. Sentía que todo iba a salir bien, así que dejé de agobiarme. Incluso las ecografías se volvieron agradables, porque nos daban la oportunidad de verlo crecer mes a mes. Nos parecía que estábamos conociéndolo poco a poco. Aún recuerdo la ecografía de las 38 semanas; parecía tan grande y ¡tenía tan poco espacio a su alrededor para seguir creciendo! Al final, pesó 4 kg, de modo que se equivocaron.

El único inconveniente fue que, a causa de los niveles bajos de PAPP-A, tuvimos que cambiar los planes de parto. Quería que fuera en una piscina de parto, pero no pudo ser porque teníamos que tener los monitores encendidos durante todo el proceso. Nada de eso era importante. Soy una persona bastante flexible y tranquila, así que no me estresé. Al final tienes que lidiar con las cosas tal como se presentan. El bebé tiene que salir, conque el cuerpo manda. Recuerdo sentir un impulso incontrolable de empujar para que saliera; luego, solo tuve que controlar un poco los nervios. El parto fue doloroso, está claro, pero me dieron medicación para aliviarlo, cosa que en parte agradezco. No obstante, lamento en parte haber tomado la medicación porque me sentí rara en algún momento, como si no estuviera presente en la sala de partos, pero era lo que mi cuerpo necesitaba entonces.

Creo que esa es la clave para quedarse embarazada y dar a luz. Sincronizar cuerpo y mente, y seguir tus instintos”. Tú sabes mejor que nadie lo que tu organismo necesita. Si alguien te dice “deberías tranquilizarte” o “no deberías hacer eso”, ignóralo. Escucha lo que te dice tu cuerpo; él sabe de lo que eres capaz. Lo mismo pasa con el parto: no tienes ni idea de qué va a ocurrir, cuánto va a durar, lo que te va a doler... pero estar intranquila o asustada no ayuda. Tu cuerpo saldrá del paso, tan solo tienes que seguir las pistas que él te da.

-geniuses
Valió la pena asumir el riesgo y hacer algo totalmente diferente.
Leer la historia de Amy

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar