Menu

Diarios de padres y madres

La prueba definitiva fue cuando llegamos a casa. En ese momento fue cuando sentí que ya no éramos una pareja, sino una auténtica familia.

flag

Las maravillas y preocupaciones de ser padre primerizo

Nantes, France


Isadora y yo llevábamos juntos cinco años cuando nos dimos cuenta de que era el momento adecuado; ambos nos sentíamos preparados para tener un hijo. Un año después, nos entusiasmamos al saber que estaba embarazada. A pesar de todo, yo no era capaz de hacer planes de futuro en esos momentos, ni siquiera a lo largo de su embarazo. Todo era muy nuevo y para mí no fue “tangible” hasta que por fin nació el bebé.

El embarazo fue muy bien: tanto la madre como el bebé tenían muy buena salud y yo no estaba especialmente estresado. No leí mucho sobre el tema, ya que prefería ir descubriendo cosas día a día. Ya había experimentado el embarazo de mi hermana desde la distancia y fue muy parecido. Tanto mi madre como mi hermana, que es madre, nos apoyaron muchísimo. Varios de nuestros amigos también me ayudaron a la hora de responder preguntas sobre mi futura función como padre. El consejo que me daban continuamente era que disfrutara de cada momento. ¡El primer embarazo solo pasa una vez!

El día que mi pareja dio a luz a Léonie, los dos estábamos asombrados y fascinados. La prueba definitiva fue cuando los tres llegamos a casa. En ese momento fue cuando sentí que ya no éramos una pareja, sino una auténtica familia.

Damien-Léonie-Diaro-de-padres-y-madres

Los primeros días, hice todo lo que pude por ayudar a que Isadora descansara. Cogí mi baja de paternidad en ese momento. Además, Léonie tenía muchos cólicos, así que nosotros tuvimos que organizarnos para que ambos pudiéramos “dormir lo suficiente”. Fue muy difícil lidiar con sus cólicos. Me costó mucho entender que no podíamos hacer que dejase de llorar ni por el día ni por la noche. Era muy frustrante. No podíamos “apagar” los llantos. Me sorprendió mi propia paciencia. ¡Por primera vez!

Cuando me convertí en padre también tuve que renunciar a algunos de los principios que tenía antes de darme cuenta de lo que significaba ser padre. Especialmente cuando nos dimos cuenta de lo calmante que le resultaba a Léonie tener un chupete. Abandonamos la idea de no darle ninguno. Es más importante ser consciente de las necesidades de mi hija que atenerme a algunos principios.

El día a día con Léonie está lleno de pequeños placeres. Hace poco, nos la encontramos riendo a carcajadas al descubrir que había un gato en casa (aunque el gato lleva en casa desde hace 3 años). Era su primera interacción con un ser vivo, aparte de la familia, y fue sorprendente y desternillante.

Según nuestros familiares, Léonie sonríe mucho. Dicen que es una niña feliz. Me siento muy orgulloso, aunque sé que no estoy solo en todo esto.

El nacimiento de Léonie tuvo un gran impacto en nuestra vida como pareja. Aparte de las pequeñas broncas por cosas sin importancia, acabamos estando mucho más unidos, compartiendo momentos en familia de tres y también como pareja. Tenemos las mismas ideas respecto a los valores que queremos que tenga nuestra hija: hacer que socialice con todos los niños que pueda durante el tiempo que esté en la guardería, de manera que se acostumbre a estar rodeada de gente y pueda desarrollarse plenamente en ese entorno. Estamos decididos a que tenga habilidades sociales.

Mi siguiente reto como padre será en relación con su educación y con el enfoque más autoritario que tendré que tomar respecto a mi hija: ¡un gran paso hacia lo desconocido! Creo que es algo esencial para que se convierta en una buena persona y tenga una buena vida. Afortunadamente, todavía me queda algo de tiempo antes de eso, así que voy a aprovecharlo. Si tuviera que darles algún consejo a los futuros padres, les diría que aprovechen al máximo cada momento (incluso los más duros) y que crean a sus familiares y amigos cuando les digan que lo malo pasará, porque es verdad.

Solía ser el único padre que asistía, pero te acostumbras enseguida
Leer la historia de Ben
-instruction-manual

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar