Menu

Diarios de padres y madres

“Más que felicidad absoluta, lo que sentimos fue una pérdida de control inminente, la verdad”.

flag

Cómo (medio) superé la conmoción de tener gemelos

STEPHANIE, NEW JERSEY


Ben tenía casi dos años cuando me enteré de que esperaba otro hijo. Sentí náuseas desde el principio, a diferencia del primer embarazo, así que pensé que debía de ser una niña. A las cinco semanas ya se me notaba la barriga. Le dije a mi madre que se me notaba mucho, que ya me sentía muy embarazada. Ella no me creyó, pero era cierto, incluso tuve que sacar del armario la ropa de mi primer embarazo.

A las ocho semanas me hice una ecografía y ahí estaban, dos fuertes latidos. Nos quedamos desconcertados. Perplejos. Nuestra familia no tiene historial de gemelos y nos cogió totalmente por sorpresa. Más que felicidad absoluta, lo que sentimos fue una pérdida de control inminente, la verdad. Mi marido, Jared, ni siquiera estaba convencido de tener otro hijo, ¡y ahora venían dos de camino!

Stephani con sus gemelos

La noticia fue una conmoción total. Vivimos en un apartamento de dos dormitorios y dos baños en Nueva Jersey. Es muy buena zona, pero muy cara. Pensábamos que nos quedaríamos aquí otros 5 o 10 años, pero ahora me cuesta imaginarlo. ¿Cómo íbamos a apañárnoslas? ¿Y los taxis? No pueden ir cinco personas en un taxi, ¡así que tendríamos que coger dos taxis a todos lados! Estaba bastante agobiada, superada por la situación.

Pero Jared se portó genial, me ayudó a mantener la calma y ser más racional, a tomar cada cosa a su tiempo. Y así fue cómo superamos el embarazo. Nos organizamos, seleccionamos la ropa de bebé que habíamos guardado de Ben e intentamos gastar menos dinero. En cierto sentido, la segunda vez es más fácil dado que ya conoces cuál es la meta. Sabes que los primeros meses son duros, pero también que eso pasará. Para mí supuso una gran diferencia y me ayudó a mantener la calma.

Los gemelos tienen ahora ocho semanas, comen bien y siguen su rutina. Pero el sentimiento de culpabilidad sigue ahí. Me sabe mal que Ben ya no reciba la misma atención. Me sabe mal que ninguno de los gemelos me tenga al cien por cien, solo reciben la mitad de lo que recibió Ben. Además, tengo que recordarme cada día de tratar a Charlie y Drew como dos personas diferentes. Es muy fácil tratarlos como una unidad, y eso me genera más culpabilidad. Así que procuro pasar más tiempo a solas con cada uno de ellos, y estoy haciendo dos álbumes diferentes, con fotos y experiencias distintas. Tienen su propia personalidad y para mí es importante respetarlo.

No cabe duda de que nuestra vida ahora es complicada. Pero también somos capaces de ver lo gratificante que será el futuro. Ben ya es un excelente hermano mayor para ellos: le encanta darles besos, darles el biberón y ayudar con el cambio de pañales. Y sé que cuando Charlie y Drew sean mayores se ayudarán mutuamente a caminar y hablar. No era lo que teníamos pensado y sigue habiendo muchas incógnitas, pero sé que nuestro futuro será muy especial. ¡Estamos deseando que llegue!

-seeing-your-baby-for-the-first-time
Valió la pena asumir el riesgo y hacer algo totalmente diferente.
Leer la historia de Amy

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar