Menu

Introducir sólidos: ¿Cómo empiezo a introducir sólidos en la dieta de mi bebé?

Has conseguido quitar el puré de las paredes y el yogur de la moqueta. Esto apunta a que pronto podrás compartir las tres comidas familiares con el bebé. Por esto te tienen que dar un pin o algo, ¿verdad?

Normalmente, a eso de entre los 9 y los 12 meses, el bebé se habrá acostumbrado a los diferentes sabores y texturas, y estará listo para las sabrosas combinaciones con la que nos deleitamos los adultos. Ahora puedes incluir tranquilamente pollo y pescado guisado o al horno, huevos revueltos y espaguetis con carne picada. Si es necesario, machaca estas comidas un poco para ayudar al peque. Aquí te hemos preparado un libreto de cocina con varias recetas para que pruebes. Además de empezar a comer sólidos, el bebé seguirá necesitando unos 500 ml de leche al día para seguir creciendo a paso de gigante, como habrás notado.

Buenas fuentes de proteínas

Da rienda suelta a tu creatividad a la hora de preparar platos nuevos para el bebé. Aparte de esas deliciosas frutas y verduras, prueba a incluir buenas fuentes de proteína en forma de carne de pollo, cerdo o ternera, así como pescado, yogur y lentejas. No olvides los hidratos de carbono, como el arroz y la pasta, ni las grasas saludables, como el yogur natural y el queso. Lo que no debes añadir, bajo ningún concepto, es sal, azúcar y miel.

Una vez que empieces a darle sólidos, el menú típico se parecerá bastante a las tres comidas diarias que suelen hacerse en todas las casas, por ejemplo:

Día 1 Día 2 Día 3
Desayuno Gachas con manzana y uvas pasas Albaricoque con ciruelas pasas Yogur de pera con frambuesas y arándanos
Almuerzo Puré de zanahoria y batata con queso rallado > Potaje de garbanzos con verduras > Pescado al horno con puré de batata por encima >
Cena Pollo con pisto > Patata asada y machacada con atún Carne picada guisada con arroz >
Antes de dormir Leche Leche Leche

Poco a poco, observarás que el niño quiere comer solo; una experiencia emocionante y pringosa a partes iguales. También empezará a probar comida que pueda coger con las manos, como el pan, la pasta y las frutas y verduras en forma de palitos. Dale tanta variedad como sea posible ¡y mira a ver qué pasa!

Aunque es una idea genial que le animes a comer por sí mismo, el riesgo de asfixia no ha desaparecido, así que no lo dejes solo mientras come. Lee nuestra guía de seguridad alimentaria infantil para recordar los puntos clave.

¿Cómo se sabe si el bebé tiene el estómago lleno?

¿Qué alimentos debería evitar darle al pequeño?

¿Ya le ha cogido el tranquillo a los purés? Estupendo, hora de dar un pasito más...
Más información

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar