Menu

Diarios de padres y madres

“Desde el mismo día en que decidí ir a aquella boda, la niña se negó rotundamente a tomar el biberón. Era como si lo supiera”.

flag

Mi primera noche lejos del bebé

JILLIAN, NEW JERSEY


En enero, recibí una invitación para asistir a la boda de un amigo y me apetecía mucho ir. Jessa tenía cinco meses, pero tendría ocho en el momento de la boda. Mis hijos mayores tenían cinco y seis años, y esa sería la primera vez que me alejaría de todos ellos.

Hasta ese momento había amamantado a Jessa, pero se tomaba un biberón cada semana y yo tenía un montón de leche en el congelador, así que supuse que estaría bien. Pero desde el mismo día en que decidí ir a aquella boda, la niña se negó rotundamente a tomar el biberón. Era como si lo supiera. Probé con muchas marcas, tetinas y velocidades de flujo diferentes. Estaba en dos grupos de lactancia y cinco grupos de madres en Facebook, y pedí consejo a todo el mundo. Me dijeron que lo intentara con vasos de destete, vasos con pajita, esta marca y aquella. Me dejé una fortuna, pero nada funcionaba. Sentía mucha ansiedad por el hecho de pasar mi primera noche lejos del bebé. No sabía qué iba a ocurrir ni cómo se las arreglaría Mike.

La primera noche lejos del bebé

Mis hijos mayores también están muy, muy apegados a mí. ¡Volverían al útero si pudieran! Jordana, mi hija de 5 años, estaba muy triste. En las semanas previas a la boda, lloraba todas las noches antes de irse a la cama. No quería que me fuera, pero el propio día de la boda, Jacob y ella estaban muy entretenidos jugando a un juego inventado de reyes y reinas con el que siempre se distraen, así que les dio igual. Solo gritaron: “Adiós, mamá”. Y listo.

De hecho, al final todo fue bien. Los momentos antes de irme fueron terribles, superestresantes y yo sentía mucha ansiedad. Iba a estar a cinco horas en coche, así que sabía que no podría pasarme por casa en un momento. Pero todo salió a pedir de boca. Jessa ya tomaba sólidos para aquel entonces, así que Mike preparó dos cuencos de comida gigantes mezclando unos 177 ml de leche materna con avena. Tardó una hora y media en dárselo a la pequeña, pero lo consiguió.

Incluso fueron todos a un partido de béisbol. Mi amigo les sacó una foto y me la mandó para demostrar que estaban bien y se lo pasaban en grande. Jessa incluso durmió toda la noche, cosa que nunca hace. Normalmente se despierta sobre las 3 de la mañana para comer, pero ese día durmió 11 horas y media del tirón. Es como si supiera que yo no estaba, así que podía relajarse y dormir toda la noche.

Respecto a la boda, fue muy agradable tener un poco de tiempo para mí y no me estresé en absoluto mientras estaba allí. Al final, solo me ausenté unas 36 horas, conque no fue para tanto.

-deep-breath-trust
¿Cómo puede ayudarme mi pareja durante la lactancia?
Más información

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar