Menu

Diarios de padres y madres

“¿Y si ella hacía las cosas de manera distinta a como yo las hago? ¿Qué pasaría si él se disgustaba? ¿Le daría mimos? No puedes evitar dar vueltas a las cosas en la cabeza”.

flag

Optar por una niñera fue sin duda la elección correcta en nuestro caso.

CLARE, GATESHEAD, UK


Volví a trabajar cuando Freddie tenía 10 meses. Trabajaba 4 días a la semana, pero en realidad hacía lo mismo que en mi antiguo trabajo a jornada completa, solo que tenía menos tiempo para hacerlo.

La guardería no era una opción en nuestro caso: no podíamos permitírnosla y necesitábamos más flexibilidad de la que ofrecía. Por suerte, encontramos a una niñera, Deb, que vivía a tan solo unas calles de nosotros. Era perfecto: yo no conduzco, así que para mí era fácil dejarlo allí antes de ir a trabajar. Y si llego tarde a recogerlo no hay problema, no me cerrarán la puerta.

La niñera de Clare

Freddie pasaba 3 días con Deb y 1 día con mi hermana al principio. Era un buen equilibrio, pero me sentía muy culpable durante mucho tiempo, al menos el primer mes. ¿Era la decisión correcta? ¿Cuatro días lejos de él eran demasiados? ¿Y si hacían las cosas de manera distinta a como yo las hago? ¿Qué pasaría si él se disgustaba? ¿Le daría mimos Deb? No puedes evitar dar vueltas a las cosas en la cabeza.

Pero todo ha ido estupendamente. Adora a Deb. ¡Creo que Freddie le dio un beso a ella antes que a mí! Y hacen cosas divertidas todos los días: van a grupos de bebés, a parques de juegos, a la granja... Hacen muchas más cosas de las que él haría si estuviera en casa conmigo. ¡Yo tendría que hacer las tareas domésticas! Y también ha hecho que sea muy sociable. Le encanta ir a buscar a los niños mayores al colegio. ¡Se enfada muchísimo si no le dejan bajar de la sillita para ir a jugar a la rayuela en el patio! Los otros niños también lo adoran. Hay una niña, Alice, que es muy maternal, siempre le da besos y abrazos. ¡A él le encanta toda esa atención!

Creo que uno de los motivos por los que se adaptó tan fácilmente es que siempre lo dejábamos con otra gente (amigos y familiares) desde que era muy pequeño. Estaba acostumbrado a estar con otra gente y no necesitaba estar con nosotros todo el tiempo. También hicimos unos días de prueba con la niñera, para asegurarnos de que él era feliz antes de volver a trabajar. Eso ayudó mucho. Y a los 10 meses ya comía muchos sólidos, solo tomaba un biberón por la tarde, así que no había que preocuparse por eso.

Deb nos dio su primer informe hace poco, lleno de fotos y de historias sobre lo que había estado haciendo Freddie. Echando la vista atrás, no sé por qué estaba tan preocupada. ¡Puede que sentirse culpable y cuestionarse a uno mismo sea simplemente parte de ser padre o madre!

Sentí que volvía a ser yo misma.
Leer la historia de Amy
-mothers-instinct-online

Parece que estás en otro país ¿Cambiar el sitio?

Descartar